Archivo de la categoría: Servicios públicos

Juan Vivas recorta las pensiones

Ayer la prensa local publicaba que los trabajadores municipales, a través de los representantes sindicales de CCOO, han denunciado ante la Inspección de Trabajo y ante la Tesorería General de la Seguridad Social que el Gobierno de Juan Vivas ha reducido las bases de cotización de los empleados municipales en la misma proporción en la que han reducido los salarios.

La norma que ordenaba y habilitaba esta reducción, el Real Decreto-Ley 8/2010, excluía expresamente la reducción en las bases de cotización, de manera que se puede afirmar que esta reducción de las bases de cotización y del dinero que la Ciudad ingresa a la Seguridad Social por sus trabajadores es indebida.

Esta bajada en las bases de cotización y en los ingresos en la Seguridad Social afecta directamente a los derechos de jubilación, y a otras prestaciones, que se calculan tomando como base estas cotizaciones. De esta forma el gobierno de Vivas está perjudicando lo que, en el futuro, los empleados municipales van a cobrar como pensión de jubilación.

A la hora de escribir este artículo no se conoce la reacción de la Ciudad a esta denuncia de CCOO, por lo que no se pueden valorar sus palabras, pero en todo caso hay que observar que caben dos posibilidades: que esto sea un error o que sea intencional.

Si es un error, éste es de tal tamaño, importancia y trascendencia que hay que depurar responsabilidades en quien corresponde, que no es otro que el consejero Paco Márquez, que debería dimitir o ser cesado, y de camino renunciar al acta en el Congreso de los Diputados que parece que le está esperando. Aún siendo un error la situación se agrava porque no ha sido advertida por nadie hasta que los sindicatos han llevado la reducción a las autoridades laborales y sociales.

Si la reducción se ha hecho a sabiendas de que no era conforme al Real Decreto-Ley entraríamos en otro terreno y correspondería a los juzgados del orden jurisdiccional penal decidir sobre lo que ha sucedido.

La situación en la administración de la Ciudad Autónoma ha pasado ser patética a dantesca. Las arcas casi vacías y el poco dinero que se puede extraer de ellas se dedica a comprar cuadros en galerías de alto nivel de Madrid, que parece que es la verdadera prioridad de Juan Vivas.

Más allá de la responsabilidad política de Paco Márquez como encargado directo de los recursos humanos, es preciso señalar que el verdadero y más completo responsable del edificio en ruina que es nuestra administración autonómica no es otro que el Presidente Juan Jesús Vivas Lara, que ni rectifica, ni reforma, ni dirige. Emplea sus horas en hacer populismo de la estofa más baja perjudicando incluso las pensiones de jubilación de los empleados municipales.

Anuncios

Por una nueva oficina del INEM


Las manifestaciones de los parados de nuestra ciudad, en vez de disminuir por el paso del tiempo y la absoluta desidia de las autoridades nacionales y locales, se están acrecentando. Los parados que nadie quiere ver, que incluso algunos niegan, se están haciendo más y más presentes conforme pasan los días de movilizaciones y manifestaciones.

Los parados ceutíes no sólo son ignorados, sino que son maltratados por la autoridad de empleo, que mantiene una ridícula oficina de atención a los ciudadanos, donde hay que coger número y esperar tener suerte para ser atendido. Una oficina que no tiene ni una ventanilla de información, sino que solamente informa si se tiene número, lo cual acreciente aún más las esperas.

Lamentablemente, y debido al paro en nuestra ciudad, deberíamos estar reclamando una tercera oficina del INEM, pero no es así y nos tenemos que vernos forzados a pedir la segunda oficina que debería estar en funcionamiento desde hace mucho tiempo. Tenemos una única oficina que no está en condiciones, no tiene personal suficiente y hace que realizar las gestiones relativas al Servicio Público de Empleo se acerque a un castigo añadido al hecho de estar parado.

Plazas de aparcamiento

Paco Márquez, Consejero de Hacienda, actual hombre fuerte de Juan Vivas, y cuyas aspiraciones están más allá de mantener su actual papel de mensajero del Presidente, ha desarrollado últimamente una amplia actividad para aquella a la que nos tiene acostumbrados.

Ha salido varias veces a los medios, nada con mucho mérito, para decir lo mucho que está haciendo el Gobierno de Ciudad por las barriadas e incurriendo en algún fallo, como decir que este año es el año de las barriadas, con lo que implícitamente reconoce que todos los anteriores no lo han sido.

Anda el Gobierno de la Ciudad, y Paco Márquez a la cabeza, muy orgulloso de los nuevos aparcamientos subterráneos que se están construyendo en la ciudad. Consideran que es una solución de los más que evidentes problemas de tráfico que tiene Ceuta y que incidirán, por primera vez, en las barriadas y no solamente en el centro, como es costumbre entre el PP.

La cuestión que hay que plantearse es si esos aparcamientos subterráneos realmente palían en algo en problema de aparcamiento que padece nuestra ciudad. De la misma forma si la fórmula elegida para construirlos es la más adecuada y beneficiosa, tanto para el fin que se persigue, como para las arcas autonómicas.

El sistema actual es el clásico: la Ciudad decide construir un aparcamiento subterráneo, saca a concurso la obra, que adjudica a una empresa y, una vez construido el aparcamiento, es gestionado por la empresa municipal que se encarga que esos menesteres: AMGEVICESA.

El sistema que se sigue es muy costoso para las arcas autonómicas y convierte los aparcamientos en un gasto permanente para la Ciudad. Con la finalidad de paliar el gasto y, sobre todo, pagar la obra, siempre se sacan una buena porción de plazas de aparcamiento para ser ocupadas permanentemente por quienes consiguen una concesión administrativa, por lo que la disponibilidad real de aparcamientos para el resto de conductores se reduce.

Hay otro sistema que conseguiría que estos aparcamientos sí fueran absolutamente gratis para la Ciudad y además le proporcionase unos ingresos anuales. En vez de sacar a concurso sólo la construcción del aparcamiento, se podría sacar a concurso la construcción y la gestión del aparcamiento, de manera que la empresa que ganase el concurso los construyese y los gestionase de acuerdo con el contrato suscrito con la Ciudad.

La Ciudad podría “subastar” el terreno para el aparcamiento y también someter la gestión y la explotación a una serie de condiciones previstas en el contrato. A cambio, recibiría anualmente un canon que podría ser fijo, variable o mixto. El resultado sería que, efectivamente, la Ciudad podría construir más aparcamientos en los terrenos que tiene, no les costaría nada y convertiría lo que es una carga, su gestión, en una fuente de ingresos.

Pero ésta no sería la única forma ni la más importante de paliar el problema del aparcamiento en Ceuta, ya que solucionarlo es culturalmente imposible. El Consejero Doncel debería considerar, ahora que quiere relanzar el nuevo PGOU, que es un buen momento para que la nueva ordenación urbana tenga en cuenta el hecho de que los vehículos necesitan un lugar donde ser dejados, pues no caben en el salón de casa.

Otra medida ambiciosa e inteligente, y por tanto alejada de los planteamientos del gobierno de Vivas, es tener un sistema de transporte público decente y a la altura del país en el que vivimos y de la época en la que lo hacemos. El hecho de que el coche sea infinitamente más cómodo que el no-transporte público no hace más incrementar los problemas de aparcamiento y el gasto que la Ciudad y los ciudadanos tienen que asumir por la casi forzosa opción a favor del vehículo privado.

La reforma de Correos. Queda la mitad


La tarde de ayer estuve en la remodelada oficina de Correos, en la plaza de España. La verdad es que es más accesible y moderna, da muy buena impresión cuando se entra, dejando atrás las escaleras imposibles para las personas mayores y los discapacitados y ese ambiente lóbrego que antes tenía el edificio.

Ésta es la parte positiva. La negativa es que el servicio sigue siendo una desesperación. De los seis mostradores solamente estaban abiertos tres y había muchos números. El resultado total ha sido la posibilidad de contemplar durante cuarenta y cinco minutos la zona de atención al público y eso que solamente quería mandar una carta certificada.

El edificio necesitaba una reforma y parece que la ha tenido. Ahora no estaría de más que la empresa pública Correos, SA se centrase en reformar la atención al cliente, que en el fondo se trata de eso y no de otra cosa.

La desidia como virtud

Ha dicho Juan Vivas que su gobierno ha sido capaz de poner en marcha una guardería en solamente quince días. No puedo ocultar que esta afirmación de Juan Vivas me parece el culmen de la manipulación y de la mentira.

Juan Vivas y su gobierno lo que han conseguido es que una guardería se les viniera abajo, que no fuera posible continuar allí con su trabajo, en un manifiesto desinterés por los niños de Ceuta. Nuestra ciudad tiene dos guarderías dependientes del gobierno de la Ciudad y una la ha tenido que cerrar a toda prisa. Como no podía ser de otra manera el traslado de emergencia ha sido una nueva chapuza del gobierno de la Ciudad. Así lo ha denunciado CCOO con toda la razón.

El problema lo tiene Juan Vivas que, en vez de abrir nuevas guarderías durante los muchos años de su mandato, ha tenido que cerrar una de las guarderías abiertas y que él no construyó y trasladarla. Ocho años para tener una guardería menos: ésta, y no otra, es la política de Juan Vivas y del Partido Popular en Ceuta.

Políticas a largo plazo que salvan vidas

 

autovia
Los resultados de la gestión política son una parte esencial de ésta, pero hay varias formas de enjuiciar los resultados. En los países latinos queremos resultados inmediatos, espectaculares y contundentes, de forma que o pronto se olvida el enjuiciar a los políticos por los resultados (y se prefieren cuestiones emocionales) o se abona el terreno para los demagogos y los populistas que tanto abundan últimamente por nuestros países.

La gestión del tráfico y la disminución del número de accidentes han sido un problema en nuestro país durante muchísimos años y, sin dudas, lo seguirán siendo. La experiencia nos ha demostrado que los accidentes no dependen de una sola causa, ya que tanto la calidad de las carreteras, el estado de los vehículos y el comportamiento de los conductores se unen en ese balance sangriento de cada semana, mes y año.

Desde hace décadas nuestras carreteras y vías públicas están cambiando, con especial intensidad cuando los socialistas gobiernan. Desde el “Plan de Carreteras” de Josep Borrell hasta el actual “Plan Director de Infraestructuras” se ha creado una buena red de carreteras gratuitas que no para de crecer y mejorar.

La decisión del gobierno de Felipe González de poner en marcha el “Plan Prever” para facilitar la renovación del parque automovilístico español permitió mandar al desguace millones de automóviles que no debían circular por el bien y la integridad de todos, y especialmente del de sus ocupantes.

La decisión del gobierno de Rodríguez Zapatero de endurecer las sanciones para determinados comportamientos de los conductores, así como el establecimiento del “carnet por puntos” ha permitido disuadir a bastantes de una conducción temeraria.

El endurecimiento de las sanciones contra determinadas conductas al volante fueron duramente criticadas precisamente por los defensores de la “mano dura”: nuestra derecha. Todavía recuerdo al ex Presidente Aznar diciendo que sancionar a los infractores de las normas de circulación o al que se hubiera tomado varias copas de vino era una barbaridad.

El resultado de esta concertación de política es que en varias décadas el número de víctimas mortales y de heridos graves en accidentes de tráfico ha descendido sensiblemente. Ni mucho menos estamos cerca de lo humanamente inevitable, aún queda mucho por hacer, pero la gestión integral del tráfico realizada por los socialistas ha hecho posible avanzar en un éxito de los de verdad, de los conseguidos con mucho trabajo y previsión y que tienen un valor incalculable.

Con casi completa seguridad nadie tendrá en cuenta la reducción de los muertos, heridos graves y accidentes a la hora de juzgar a este gobierno. Es evidente que hay otros muchos más parámetros, pero no hay que dejar al lado el indubitable hecho de que esta reducción no es una mera estadística de fríos parámetros o indicadores. Estos datos son datos de vidas que se siguen viviendo, de personas que continúan su día a día y de familias que no se han visto rotas por la desgracia.

Esta política es una muestra de lo que Max Weber llamaba “ética de la responsabilidad”, la cual debía ser la propia de los administradores políticos. Esta política y esta ética son las que hacen grande a un país, las que hacen crecer su economía y les da mejores perspectivas a los ciudadanos. De lo que aquí hemos hablado, Juan Vivas y el hombre fuerte del gobierno de Ceuta, Pedro Gordillo, no han oído hablar ni de refilón.

¿Municipalizar el servicio de autobuses?

marquezLa pasada semana saltó la noticia de que la UGT había pedido la municipalización del servicio de autobuses. El PSOE de Carracao secundó la cuestión porque parece que ya se han leído el programa electoral de las pasadas elecciones autonómicas.

La contestación del consejero Márquez ha sido justo lo que se esperaba: manida, previsible y sin sentido. Márquez ha dicho que la municipalización es un debate antiguo.

Parece que Márquez no se ha enterado que cuando hablamos de servicios públicos no estamos hablando de moda y de lo que se lleva o no. En los servicios públicos, concretamente en el transporte urbano, lo importante es la eficacia no que el modelo de gestión le parezca a la moda o desfasado al consejero Márquez.

Pero lo más ridículo es que un miembro del gobierno del PP sea el que salga dándose de liberal. Mantienen a un servicio obligatorio y fundamental para los ciudadanos y para la economía en un estado bochornoso, mientras que tienen una sociedad de servicios turísticos o un mamotreto propagandístico como es la RTVCE.