La crisis en Ceuta

Se dice que la crisis no está afectando a Ceuta como al resto del país. Con ello se quiere dar la impresión de que nuestra economía está mejor preparada que la de las demás regiones españolas y ellos es gracias a los portentosos dirigentes políticos y económicos que tenemos. La crisis está afectando a Ceuta y nuestro paro es el mayor de España. Lo que sucede es que, en términos relativos, nuestro empeoramiento no ha sido el peor, ya que al partir de una posición inferior caer más era casi imposible y, a pesa de ello, lo hemos conseguido.

Los motivos por los que el descenso de la actividad en Ceuta no ha sido tan grandes como en otros lugares es porque en Ceuta teníamos, en el mejor momento de la economía española, un paro superior al 20%. Los peores datos nacionales de crisis no se han igualado, ni siquiera, a lo que era nuestro mejor dato de empleo. La crisis en Ceuta no ha producido una multiplicación del desempleo y una bajada de la tasa de actividad de la misma proporción al del resto de España porque nuestra economía carece de sector privado. El sector que ha sufrido la crisis, hasta este año, ha sido el sector privado, donde se han producido los recortes de inversiones, las reducciones de gastos, la desaparición del crédito, el cierre de empresas y donde los trabajadores han ido al paro.

La economía ceutí, de corte soviético, se sustenta en los ingresos provenientes de los Presupuestos Generales del Estado y de la cantidad ínfima que ingresa por sus propios tributos la Ciudad Autónoma. La estabilidad en el gasto público, especialmente en las retribuciones que se le pagan a los miles de empleados públicos que hay en nuestra ciudad, ha mantenido la situación peor en cualquier otro sitio de España, pero sin muchas diferencias respecto a los mejores tiempos.

Una política económica seria para Ceuta, que hiciera posible que nuestro mejor momento no sea peor que la peor de las crisis internacionales, pasaría por hacer posible la existencia de un sector privado que realmente invirtiese y quisiera ganar dinero, independientemente de las subvenciones públicas y sin mirar a lo que caiga del presupuesto de la Ciudad.

Sería necesario eliminar la gran cantidad de subvenciones de todo tipo que, desde la Ciudad, sale para mantener empresas con la excusa del empleo. Lo que hay que hacer es dejar al mercado que opere por si mismo y que lleguen empresas que realmente nos permitan tener tasas menores de paro.

Lo siguiente es la imaginación y apostar por sectores económicos para los que la situación geográfica de Ceuta no sea ningún óbice y que incluso represente una ventaja. La Ciudad lleva gastado demasiado dinero en toda clase de promociones que no han demostrado, ni una sola vez, su efectividad.

La ruptura de los muchos elementos que tienen anclada nuestra economía en la más estricta de las dependencias del presupuesto público es una condición necesaria para la mejora del nivel de vida medio de los ciudadanos de Ceuta, para recibir unos servicios de más calidad y para la suficiencia económico y fiscal de la Ciudad.

El futuro económico de Ceuta pasa necesariamente por cambiar radicalmente con todo lo que se lleva haciendo: la época del bazar, la construcción como motor de la economía, la dependencia de las subvenciones y las rigideces empresariales que impiden la entrada de nuevos actores en el mercado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s