Hitos históricos

Scalextric
Últimamente el Gobierno de la Ciudad no para de comunicarnos algunos proyectos a los que anda dándole vueltas: se habla de puentes, túneles y hasta de aeropuertos (que no es mala idea según Juan Vivas).

El problema es más psicológico que de otro orden. Juan Vivas está buscando la forma de pasar a la historia, porque sabe que la política es muy desagradecida y que el día que deje de ser Presidente de la Ciudad comenzará a sentir como hay mucho más espacio a su alrededor, porque no tendrá a tantas personas “asesorándole” o directamente dedicándose a la adulación de su persona.

Juan Vivas sabe que cuando deje la Presidencia, porque algún día la dejará, pasará a ser malo para quienes ahora lo consideran bueno e indiferente para el resto. Perderá el halo de santidad mesiánica y, al poco, tiempo prácticamente nadie se acordará de él, especialmente todos los que le deben lo que son y serán.

Sabiendo Juan Vivas que las flores se secan, que las losetas hay que cambiarlas y que los setos de personajes de dibujos animados desaparecen con el tiempo, quiere dejar una obra emblemática. No una obra útil, positiva o importante, sino una obra que sirva de recuerdo de su Presidencia.

Por ello nos encontramos en cada titular el intento de dar en la tecla. La cuestión no es el presente, no son los problemas actuales ni, mucho menos, los problemas venideros. El fondo es querer dejar un recuerdo, en hormigón armado pagado a precio de oro, de que él fue Presidente de la Ciudad Autónoma.

No es un problema sólo de Juan Vivas, sino un problema casi generacional. Él vivió y creció en una sociedad donde cualquiera intentaba emular al entonces Jefe del Estado dejando su nombre y todas las paredes en forma de placa. Vivas eso lo ha hecho de forma mayúscula, pero falta su gran obra, su “Escorial”, por no mencionar una obra conmemorativa cercana al monasterio escurialense.

Y lo mismo tiene éxito y terminamos completamente llenos de túneles que no conducen a ningún sitio, de puentes que van a parar al mar y de hasta un complejo ornamental en granito que recuerde perpetuamente la existencia del actual gobierno. Puede que hagan algunas de esas cosas, que la financien según el método alemán (ya pagarán los que vengan detrás), pero nunca afrontarán responsablemente los verdaderos problemas que tiene Ceuta en infraestructuras básicas.

Podemos hablar, por enésima y desesperada vez, de la ausencia de papeleras en muchas calles, de una limpieza viaria más que deficiente, de problemas en el suministro de agua, de inundaciones cuando caen más de tres gotas, de la inexistencia de una verdadera red de transporte urbano de pasajeros, del eterno ya tema de los barcos, del estado de las guarderías, del hecho de que desde que gobierna el PP no se haya abierto una sola guardería y de una cantidad de cosas que cada semana aparecen en esta columna y en alguna otra.

Pero no, todo eso son naderías, lo que realmente importa es hacer túneles y puentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s