La autoculpable sequía

Una ciudad de setenta y cinco mil habitantes no puede estar mirando al cielo para ver si lluevo o no llueve por la simple incompetencia de sus responsables. El asunto del agua se está demorando demasiado porque, como sospecho, el problema original es el mismo que el actual: la falta de dinero en la Administración Autonómica.

Se han aducido razones técnicas para que la desaladora no estuviera durante todo el verano a pleno rendimiento. Llega un momento en el que lo del informe técnico en el “Vivismo” es de risa y éste es uno de ellos: ¿dónde queda el sentido común cuando un técnico propone una medida como la que está a punto de dejarnos sin agua para beber?

La realidad, en estos momentos, es que las empresas que pueden hacer el transporte por mar del agua están aguantando al Gobierno de la Ciudad para cobrarle el mayor precio posible, dada la imperiosa necesidad que tenemos de estos barcos.

¿Hacen mal estas empresas? Ése es su negocio: sacar la mayor cantidad de dinero posible por trasladar el agua. La ventaja en la negociación no la han conseguido ellas, sino que Juan Vivas se la ha regalado al detener parte de la desaladora durante el verano.

Por culpa de Vivas y de su gobierno de restos, sacado de un saldo, podrán cobrarnos lo que les venga en gana si la lluvia no es propicia. Y no estamos hablando de unos cuantos miles de euros, que en las cuentas del consejero Márquez, no son nada. Estamos hablando de cantidades millonarias.

Un dinero extra que exigirá nuevamente un esfuerzo por parte de los ceutíes a través de sus facturas del agua, ya suficientemente sangradas por el Presidente. Cuando veamos al consejero Márquez defender una nueva subida de la factura del agua con argumentos medioambientales piensen que está faltando a la verdad y que lo que estamos pagando es el despropósito de este verano.

Todo ello si llegan a tiempo. El hecho que no salga agua por grifo es tan incontestable que ninguna maquinaria de desinformación política puede contrarrestarlo. Ya podrá Vivas sonreír y abrazar como nunca, pero no eliminará el hecho incontestable de que el grifo está seco muchas horas al día.

Lo peor de todo, si es que cabe, es que esta situación es innecesaria. Las inversiones estatales en abastecimiento de agua han hecho posible la autosuficiencia de Ceuta en el suministro de este bien fundamental y básico. La desaladora y la mejora de la red de abastecimiento han ido a cargo de las cuentas del Gobierno de España por más que ellos, los del PP, siempre se las arreglen para ser ellos los que inauguran.

Ahora en el PP tirarán de demagogia y pedirán que los ciudadanos del resto del país sean los paganos de la ineptitud de nuestros políticos. No es descartable que sea el Gobierno de España el que finalmente pague, ya que no ha parado de demostrar un incontestable compromiso con Ceuta, pero de alguna manera habría que hacerle pagar a estos políticos del PP (no a los ciudadanos) su incompetencia, mala gestión y puesta en riesgo de algo tan imprescindible como es el agua potable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s