Agua

Los problemas en el abastecimiento del agua han sido una “crónica anunciada”. Una crónica que en su momento no ocupó el lugar que merecía y que ahora, con los problemas, no está siendo tratada con la seriedad y profundidad que requiere algo tan importante y fundamental.

Vivas entró prometiendo agua durante todo el día. Era una promesa que nunca debió hacerse porque el agua durante las veinticuatro horas debería haber sido una realidad hace muchas décadas. Todo el mundo era consciente de que las infraestructuras no estaban preparadas para hacer eso, pero el hecho de que abriéramos el grifo, en cualquier momento del día, y saliera agua es un derecho tan básico que superaba las dificultades.

La decisión del suministro permanente de agua fue ampliamente mejorable, a pesar de ser necesaria. Precisamente no bastaba el haber decidido el suministro permanente, sino que además había que haber invertido el dinero necesario para que la red de abastecimiento de agua no perdiera las ingentes cantidades que tira antes de llegar a nuestras viviendas.

Pero claro, esas inversiones no son de las que gustan al gobierno de Vivas, para el que inversión equivale a exhibición, a mostrarse, y todo lo que no se vea no es digno de recibir un miserable euro aunque sea un servicio esencial. El único dinero invertido en nuestro subsuelo lo ha gastado el Gobierno de Zapatero.

Ésta es una buena descripción de una faceta importante del “Vivismo”: nada es importante si no puede ser inaugurado cuatro o cinco veces y si los ciudadanos no pueden ver la placa que nos recuerda que el Presidente Vivas cortó la cinta de la pertinente loseta. Y claro, las conducciones de agua y otras infraestructuras de suministro van por debajo de tierra y la placa, de existir, no se ve.

A todo esto se unen decisiones sobre la desaladora que se han revelado como erróneas. Decisiones que han puesto en peligro el suministro de agua a los ceutíes, provocando cortes y bajada de la presión con la única finalidad de intentar alargar todo lo posible nuestras ya casi extintas reservas de agua.

El gobierno de Vivas se escuda en los informes técnicos. Los técnicos para Vivas justifican todo especialmente cuando se confunden. La cuestión ahora sería qué tipo de responsabilidades se exige a las personas que firmaron unos informes que llevó a los políticos a tomar una decisión manifiestamente errónea.

El problema no es tan simple, ya que la autonomía técnica en el “Vivismo” cada día se parece más a un mito que a una realidad. A ello se une una tremenda carencia de dinero que provoca una toma de decisiones marcada por una penuria de la que solamente este desastroso gobierno autonómico que padecemos es responsable.

A Ceuta le fallan las infraestructuras más básicas. A los apagones se le han unido la pérdida de suministro de agua. Sería recomendable colocar plantas con forma de muñequitos solamente cuando los suministros esenciales estén absolutamente garantizados.

Anuncios

Una respuesta a “Agua

  1. El problema del agua está claro que ha pasado por el pasotismo de nuestros gobernantes municipales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s