La normalidad provoca paro

Cuadro K
Hannah Arendt dividía la existencia humana en tres dimensiones. La primera de ella y de la que muchos seres humanos nunca lograrán salir es la del “animal laborans”, que es la forma de vivir de las personas que se conforman con la mera reproductividad humana, con reproducir el ciclo vital tan y como hacen los animales.

La traducción cotidiana de ese concepto filosófico es eso que escuchamos muchas veces de que hay que vivir la vida, no complicarse con nada y muchos menos en las cuestiones de intereses generales. En definitiva es la lamentable base ideológica del “Vivismo” que padecemos.

El “Vivismo” quiere una sociedad adormecida donde el objetivo vital no sea ni las mejores de las condiciones de vida, ni el futuro de nuestra ciudad ni mucho menos de lo que espere a nuestros hijos. El “Vivismo” es la ideología del momento, que mantiene que la culminación de la existencia es una cerveza o varias mientras se comentan los fichajes del Madrid (ser del Barça es sospechoso).

El “Vivismo” quiere una sociedad de personas normales, que en terminología arendtiana no sería otra cosa que una manada de “animales laborantes”. Ese modelo de sociedad, además de ser poco humano, es un desastre para la economía local y para el espíritu emprendedor.

El otro día, mientras navegaba por el periódico regional “La Verdad de Murcia” para comprobar el impacto que en esa comunidad había tenido la gloriosa visita de Ramón María Valcárcel a nuestra ciudad (no mereció nada más que un breve para rellenar un esquina de una página perdida), me encontré con una jugosa entrevista al pensador murciano Antonio Campillo, miembro del Foro Ciudadano de Murcia, que insistía en algo que constituye uno de los principales descubrimientos sociológicos: la relación entre liberalismo social y crecimiento económico.

Las regiones más liberales en su forma de ser y en sus costumbres, las que no imponen un modelo uniforme de vida personal, crean una situación adecuada para que las personas con más potencial desarrollen sus capacidades, sin necesidad de semeterse a los dictados de la normalidad de los “animales laborantes”. Esto es perfectamente lógico, porque la creatividad, la innovación y la imaginación requieren una sociedad abierta y no una sociedad cerrada, restrictiva y castradora. Lo que está sucediendo en nuestra tierra es lo que Nietzsche denominaba el imperio de la “moral de los esclavos”.

A nivel nacional tenemos el lamentable fenómeno de la “fuga de cerebros”, pero en muchas regiones españolas también tenemos un fenómeno de emigración no ya de los trabajadores menos cualificados, sino de los más cualificados, de los más preparados para mejorar el tejido económico y social, porque se sienten ahogados en una sociedad que adora el becerro dorado de la reproductibilidad vital.

La economía necesita de ideas nuevas, de ideas rompedoras, pero esas ideas no nacen de la nada, sino de personas que las crean en sus cerebros, que se las viven y se inspiran en el medio que les rodea. Una sociedad como la vivista que únicamente aspira a la normalidad, a la reproductibilidad, invita a los rompedores, a los creativos y a los innovadores a marcharse a sitios donde no sean vistos como anormales, raros y parias. Allí crearán riqueza y empleo. Mientras tanto aquí a esperar el siguiente subsidio.

Anuncios

4 Respuestas a “La normalidad provoca paro

  1. También ocurre, que son las empresas las que se fugan, dejando zonas devastadas industrialmente.
    Yo estuve en una empresa química de gran envergadura dieciocho años trabajando y estudiandome todo lo referente a la instalación, cuando me convertí en un verdadero experto, la limosna y a la calle.
    Desde entoces he sido autónomo y procurando trabajar en los conocimientos adquiridos, nunca he estado en el paro.
    Opino que hay que inventarse el puesto de trabajo y no esperar a que mamá empresa te solucione tus problemas.

  2. manuelcalleja

    Yo me refería a ambientes sociales que ayudan precisamente a lo que tú hiciste: ser creativo e independiente.

  3. Yo diría que “el vivismo” es lo que hay en Ceuta, los políticos no quieren mucho movimiento, más bien todo lo contrario

    Paseando por Ceuta

  4. Un buen filósofo se hace escribiendo. Enhorabuena por este rincón, Manolo. Creo que ya me conoces, siendo la mía tu misma profesión.

    Registro esta dirección en mis favoritos con mucho gusto.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s