Irán

Ahmadineyad
El sábado se celebraron Elecciones Presidenciales en Irán. Pasaron muchas cosas extrañas que han llevado a la oposición a Ahmadineyad a denunciar un fraude electoral generalizado, lo que conocemos en España como un “pucherazo”.

Unas Elecciones en Irán es algo peculiar y la peculiaridad viene dada porque el Presidente de la República o el Parlamento que salen de las urnas se encuentran sometidos a un órgano religioso, el Consejo de Guardianes de la Revolución, que mantiene la vida política bajo tutela.

Uno de los detonantes han sido las prisas del líder de este Consejo para proclamar la reelección del actual Presidente iraní y por considerar que esa reelección era un símbolo del apoyo de los ciudadanos al régimen teocrático.

Desde el sábado las protestas se han sucedido en Teherán y en las principales ciudades iraníes. Las protestas que han sido violentamente reprimidas por las autoridades. Esta represión ha ocasionado siete muertes confirmadas y un sinfín de heridos de diferente gravedad.

El gobierno iraní ha cerrado el país a la prensa extranjera. No quieren ojos que miren lo que están dispuestos a hacer. Solamente ha quedado el trabajo heroico de algunos grupos opositores que informan al mundo a través de Internet, concretamente a través de una herramienta llamada “Twitter”. La ayuda de miles de internautas anónimos les posibilita sortear los filtros, bloqueos y búsquedas de las autoridades.

Los medios de comunicación tradicionales han mantenido un ritmo informativo decepcionante en este asunto. Puede ser por pura inercia o por algo un poco más cínico. La inercia dice que ahora toca el mercado veraniego del fútbol. El cinismo nos indicaría que están esperando ver que sector resulta vencedor de esta confrontación en las calles para decantarse por éste.

Nadie debe llevarse a engaño. Ahmanideyad es un “ultra” que está deseoso de contar entre el armamento de su ejército con armas nucleares, que sirvan de salvaguarda a las acciones expansivas y a las injerencias de Irán en toda la región. El candidato alternativo, Mousavi, es un hombre del régimen, que hace años fue Primer Ministro y que sin la anuencia de los “guardianes” no hubiera podido presentarse a las Elecciones.

Esto no quiere decir que ambos sean iguales. Incluso en este tipo de regímenes hay matices que son enormemente importante y nadie debería olvidar que la transformación de la Unión Soviética fue propiciada por Mihael Gorbachev, un hombre educado desde su nacimiento en las fábricas ideológicas del Comunismo soviético.

La cuestión no es si habrá una revolución o no. La cuestión es millones de ciudadanos iraníes demandan un país diferente, un país donde se cumplan las leyes, disfruten de libertades y de derechos y que nadie pueda pensar en “pucherazos”. Muchas veces lo simple, lo más fundamental, lo que damos por hecho es lo más difícil de conseguir y lo más importante de lograr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s