Estado de la Nación

Zapatero DEN2009
Ayer se celebró el Debate del Estado de la Nación. La síntesis del cara a cara entre el Presidente del Gobierno y el líder del principal partido de la oposición fue la visualización de la escasez de ideas, de medidas y de dirigentes que tiene el Partido Popular.

Frente a un impresionante paquete de medidas económicas presentado por el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy solamente supo insultar tantos a los socialistas como a sus votantes. El Estado de la Nación para el PP de Rajoy es malo porque ellos no son los que gobiernan.

La situación económica es gravísima, la peor desde la Segunda Guerra Mundial, y por ello es necesario que el gobierno adopte medidas serias, como las que el Presidente presentó ayer en el Congreso.

Si tuviera que resumir en una frase la intervención del Presidente diría que ha insistido en cambiar el modelo productivo, en hacer que la economía española produzca más bienes y servicios que casas y especulación, para comenzar a ser una economía productora de calidad, cuya sensibilidad a los ciclos económicos nacionales e internacionales sea mucho menos que lo que es ahora.

El problema no se centra en la cuantía del despido de los trabajadores que ahora se encuentran en paro. El problema no se centra en las posibilidades de despedir más, y más barato. El problema es que tenemos un tejido empresarial basado en el enriquecimiento rápido, en aprovechar únicamente los ciclos altos de la economía y, además, en la producción de bienes y servicios que no requieren ni innovación, ni investigación.

Este tejido empresarial, que afecta alrededor a un tercio de la población activa, no puede subsistir cuando el ciclo económico es bajo o medio, y mucho menos si está en una etapa como la actual. Tenemos un montón de empresa que lo único que hacen es colocar cosas, pero muy pocas, demasiado pocas que desarrollen productos y servicios nuevos y de calidad.

Solamente empresas innovadoras, que inviertan en investigación y desarrollo, serán empresas capaces de resistir a la próxima crisis económica, que indefectiblemente regresará, incluso tras la recuperación que habrá de llegar. Solamente las empresas resistentes, inversoras y bien dirigidas podrán generar puestos de trabajos seguros, bien pagados y que no dependan de la cambiante situación económica.

Despedir más y más barato no es la solución. La solución es tener más empresas y mejores. Precarizar a los trabajadores que tienen contratos indefinidos no es la solución, sino el inicio de la legitimación de la ley de la selva. Los trabajadores españoles siempre hemos sido los que hemos pagado todas las crisis. Zapatero ha tenido el acierto de señalar que el problema se sitúa en el lado empresarial, en esas microempresas que no tienen entidad y que pesan demasiado en nuestro país.

Frente a Zapatero, su claridad y las medidas, Rajoy simplemente se ha limitado a insultar. Ésta es la diferencia esencial entre ambos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s