Juan Vivas y la factura de la luz

bombilla
Toda España está indignada por la impresionante subida de las facturas de la luz. Subidas salvajes que no encuentran su justificación en ningún aumento autorizado de la tarifa. Hablamos de tarifas triplicadas o multiplicadas por más de cinco veces. La necesidad de pagar para continuar teniendo el suministro hace que la posición de fuerza se sitúe en manos de las compañías suministradoras, siendo los consumidores los perjudicados, como siempre.

Es tanto el escándalo social y ciudadano que esto ha provocado que varias autonomías, independientemente del signo político que las gobierna, como son Andalucía y Madrid, han abierto investigaciones y han pedido explicaciones a las compañías suministradoras de energía eléctrica. De la reacción del gobierno de Juan Vivas nada se sabe.

Consumo e Industria son competencias del gobierno autonómico de Ceuta. Tener autonomía y, en consecuencia, las competencias transferidas no es sólo para nombrar altos cargos, darles portentosos sueldos y jugosas dietas, sino para hacer algo de vez en cuando. Podría Juan Vivas darles instrucciones a los responsables políticos, nombrados por él o por Pedro Gordillo, para que investiguen la situación que está llenando de reclamaciones los servicios municipales y vaciando los bolsillos de los ceutíes.

Las compañías suministradoras de energía eléctrica, que en Ceuta es la “Empresa del Alumbrado”, han cambiado su sistema de medición del gasto eléctrico. En vez de comprobar los contadores, ahora hace cálculos estimativos de gastos de electricidad, es decir, no miran cuál es el consumo sino que aplican una fórmula para averiguar cuánto es posible que hayamos consumido. Y eso, que según OCU, tienen la obligación de comprobar los contadores. Además se han modificado unilateralmente los contratos de consumo nocturno.

Los métodos estimatorios son radicalmente injustos y tengo mis dudas sobre la más que probable violación de la prohibición del enriquecimiento injusto. En el momento que la compañía suministradora establece una presunción de consumo, por mucho que se ahorre, no habrá manera de bajar la factura de la electricidad, de forma que se puede estar pagando por lo que no se consume.

No comprendo al “genio” que ha dejado a las empresas suministradoras cambiar los métodos de computación del consumo en tiempos de crisis. Muchas empresas están teniendo unas enormes dificultades y se les facilita a las empresas suministradores que multipliquen el coste de la electricidad, cuando especialmente las empresas pequeñas y medianas viven problemas para afrontar sus pagos ordinarios. Sin electricidad nada funciona en nuestra sociedad y en nuestra economía. Si el coste de la electricidad se mantiene fuera de órbita, muchas empresas cerrarán y muchos trabajadores serán despedidos.

Juan Vivas, que tanto dice defender el interés general, debe hacer algo por los intereses de los ceutíes. Por ahora y, debido a su inactividad, parece que le preocupa defender más los intereses de la “Empresa del Alumbrado” que los intereses de los ceutíes a los que representa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s