Utopía y distopía

utopia
El final del siglo XX y el inicio del siglo XXI han sido denominados como la “Postmodernidad”. Francis Lyotard fue el primero de los autores en formular la “época postmoderna” como aquélla en la que no tienen validez los metarrelatos, que son las explicaciones que dan sentido a toda la realidad.

Si no hay metarrelatos tampoco hay utopías, pues la utopía es un metarrelato. Paradójicamente la postmodernidad ha generado una utopía, pero que funciona sobre la base de microrrelatos, es decir, de explicaciones que le dan sentido sólo a una parte de la realidad. Así ha nacido la “casi-utopía de la nueva era” (new age) que se caracteriza por la huida del mundo y de la sociedad y por la conformación del espacio utópico en el seno de la intimidad, con determinados elementos degradados de las tradiciones orientales. La utopía new age no lucha por transformar la sociedad, sino que  construye muros de protección que no ataquen el proyecto de intimidad. Es una utopía fragmentada para un mundo fragmentado.

Si con la utopía se pretende alcanzar una sociedad ideal y perfecta, la “distopía” es la negación absoluta de esa sociedad, pero que se ha llegado a ella por el deseo de llevar a la práctica un ideal utópico.

Casi todos los pensamientos utópicos acaban proponiendo sistemas políticos autoritarios, según el estudio del Badillo O’Farrell. La práctica de la idea utópica requiere claridad de pensamiento y de acción, lo cual provoca el nacimiento de una ortodoxia y de una fuerte jerarquía que evite cualquier desviación del proyecto que se quiere llevar a cabo.

Si al intento de llevar a la práctica un ideal utópico añadimos un proceso revolucionario, vemos como la utopía requiere eliminar a los oponentes y conservarse de las inercias anteriores, lo cual ha tenido por consecuencia la transformación de las utopías en dictaduras, que se sitúan sobre las personas, pues la materialización del ideal es más importante que el individuo. A esto podemos llamarlo “el precio de la utopía”.

También se ha llamado “distopía” a aquellas utopías cuyos ideales son, desde sus fundamentos, moralmente inaceptables.

El Nacionalsocialismo alemán ciertamente tenía un ideal que llevar a la realidad, pero este ideal, la supremacía de la raza aria, no podemos aceptarlo en cuanto tal, y mucho menos podemos asumir los medios que pretendía utilizar y efectivamente utilizó para llevarlo a cabo.

La historia del pensamiento utópico nos muestra sus problemas, pero a la vez tenemos que decir que la utopía ha servido como catalizador de los movimientos sociales que pretenden eliminar los desequilibrios y las injusticias en la sociedad. Los crímenes que las utopías hayan podido perpetrar no justifican los crímenes de los sistemas contra los que lucharon. Si no tenemos ningún ideal al que dirigirnos como sociedad y como personas, la sociedad se estancará y se le dejará el campo abierto a todas las injusticias, ya que no habrá modelo de sociedad con el que comparar a la sociedad presente.

Recordemos por un momento el concepto de Kant de la verdad como ideal regulativo, que era aquella noción de verdad que consideraba que ésta no era alcanzable pero que todo conocimiento se dirigía a ella. Franz Hinkelammert propone comprender la utopía como ideal regulativo, esto es, un concepto que no es alcanzable, pero que nos orienta a alcanzar una sociedad más justa.

Publicado en “El Faro de Ceuta“.

Anuncios

6 Respuestas a “Utopía y distopía

  1. …y perseverar.

  2. A mí me apasiona Kant.

  3. Oh. De pie, se sostiene.

  4. La utopía siempre es necesaria. Creo que es uno de los grandes ejes de la sociedad, sin el pensamiento utópico no hay renovación, no se cuestionan ciertos postulados y, por lo tanto, no hay modificación de los sistemas tradicionales o previamente establecidos.
    No sé cómo lo ves tú, pero yo considero que la utopía es como un proceso de retroalimentación social, literario, político… necesario.

  5. Pingback: Utopía y distopía « Geografía Subjetiva

  6. Pingback: Utopía y distopía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s